Control de Plagas Madrid. Plagas inmunes a los transgénicos

Una de las promesas de los transgénicos de Monsanto era que prácticamente alimentos transgenicos

ninguna plaga podría afectar a este tipo de alimento. Pero un creciente número de pestes han desarrollado inmunidad a las cosechas de maíz y algodón

 GE que contiene el pesticida Bt. Buen intento, Monsanto, pero parece que los insectos son más fuertes que tus transgénicos.

Según estudios, 5 de las 13 principales pestes crearon inmunidad. Además, 3 de los 5 casos son dentro de Estados Unidos, donde los agricultores han plantado más o menos la mitad del total mundial de Bt. El estudio indica que en los peores casos, la resistencia ha evolucionado en 2 o 3 años; pero en los mejores casos, la efectividad de las cosechas Bt ha sido sostenida por más de 15 años.

Los científicos, quienes analizaron 77 estudios conducidos en cinco continentes,

también arrojaron que otras especies parecen estar desarrollando resistencia. El éxito de maíz Bt duró todos los siete u ocho años antes de que la resistencia apareció.

El incremento en la superficie de tierra que ocupan las cosechas Bt es casi tan alarmante como el crecimiento en el número de especies resistentes. Los agricultores no solo están perdiendo dinero en semillas GMO que no se comportan como son publicitadas,

sino que después deben rociar sus cosechas con más insecticidas para ayudar a superar la creciente resistencia de los insectos.

La empresa Newport Beach, California, informó que sus ingresos por insecticidas aumentaron 50% en 2012. Sus ventas de insecticidas aumentó 41% en el primer

trimestre, con ganancias impulsada por el  insecticida de maíz. Además, aún no se tienen en cuenta los efecto del GM en el ser humano. Una reciente investigación mostró que los cerdos que consumieron GM en su dieta, tenían una tasa más alta de la inflamación estomacal – 32% de los cerdos alimentados con transgénicos en comparación con el 12% de los cerdos no transgénicos alimentados. Además, los cerdos alimentados con GM tenían el útero un 25% más pesado que los alimentados sin transgénicos.