PREVENCIÓN Y CONTROL DE ÁCAROS


Los encontramos en nuestras casas, en nuestros trabajos, en definitiva comparten su hábitat con nosotros. Por su pequeño tamaño no los podemos ver a simple vista (llegando a medir 0.3 milimetros). Estos artrópodos emparentados con las arañas, encuentran su clima ideal en zonas templadas y con altas concentraciones de humedad ambiental.


Se les encuentra en lugares con altas concentraciones de polvo, utilizan las zonas más frecuentadas por las personas y sus animales domésticos, como son camas, alfombras, almohadas, muñecos etc. Su alimento básicamente lo obtienen en las escamas de la piel humana y restos orgánicos. Son artrópodos que huyen de la luz, por ese motivo se cobijan en lugares donde la luz no penetra con facilidad.
Son capaces de provocarnos numerosos problemas de salud relacionados con alergias y otras patologías bronquiales. Producidas por sus excrementos y otras partes de su cuerpo que entran en contacto con nuestro sistema respiratorio.

Daños /Enfermedades transmitidas / Importancia sanitaria de Ácaros del polvo

Daños /Enfermedades transmitidas / Importancia sanitaria de Ácaros del polvo

Sus fragmentos y materiales fecales causan alergias, asma y dermatitis. La importancia de este grupo zoológico reside en que diversos estudios demuestran que la mayor parte de las alergias laborales y domesticas son causadas por ácaros.

Especies - tipos de Ácaros del polvo

Especies - tipos de Ácaros del polvo

En España la especie más habitual es del tipo DERMATOPHAGOIDES.

Teniendo en cuenta la importancia y conveniencia de mantener controlados los niveles de ácaros en el ambiente en áreas y/o zonas donde pueden ser potencialmente perjudiciales para la salud de las personas y sus animales domésticos, realizamos un servicio completo y profesional para la prevención y el control de ácaros del polvo en interiores:

  • Estudio inicial y diagnostico.
  • Mediciones “in situ” de los ácaros alergénicos.
  • Sistemas de control por criogenia e hipertermia (sin plazos de seguridad).
  • Sistema de control por ozonización.
  • Aspiración especial HEPA.
    • Estudio inicial y diagnostico.
    • Mediciones “in situ” de los ácaros alergénicos.
    • Sistemas de control por criogenia e hipertermia (sin plazos de seguridad).
    • Sistema de control por ozonización.
    • Aspiración especial HEPA.