oruga procesionaria del pino

Plagas de Orugas Procesionarias

Las plagas de Oruga Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)  aparecen todos los años entre marzo y abril enganchadas unas con otras, formando largas filas simulando una interminable procesión de orugas. Este desfile se produce con el aumento de las temperaturas y tras descender del pino en el que los insectos han pasado su estado larvario. 

Su ciclo, es permanecer bajo tierra, ya como crisálidas, hasta el momento de emerger en verano como polillas. Las hileras de orugas pueden resultar llamativas, pero toparse con una de ellas entraña un gran riesgo para la salud, especialmente en niños y perros

Es una de las mayores y más peligrosas plagas que padecemos en cualquier punto de España, ya sea en pinares, parque o jardines.

Lo que no sabemos, la mayor parte de las veces, es que la existencia de esta mariposa cerca de una zona de pinos es una pista fiable de que ese pinar por el que estás paseando está infectado con la Plaga de Procesionaria del pino.

Esa mariposa solo tendrá un día de vida, morirá pronto, pero antes de morir, la hembra hará una puesta de huevos sobre las ramas de los pinos. En muy poco tiempo, con la llegada del otoño, esos huevos comenzarán a eclosionar y darán lugar a unas larvas que tras poco más de un mes se tornarán en orugas, siguiendo su ciclo natural de vida.

¿Que Daños Pueden Causar?

Las Orugas Procesionarias, son peligrosas para los pinos, devorando poco a poco sus hojas, debilitan el árbol de manera progresiva, dejando lo expuesto a otros tipos de plagas, además del riesgo potencial en personas y animales que estén cerca del entorno donde habitan. En especial niños y mascotas.

Las orugas de la procesionaria del pino tienen más de 500 pelillos alrededor de su cuerpo que utilizan a modo de protección contra agresiones.  Sin embargo, al contacto pueden producir desde urticaria a enfermedades más graves si se tiene algún tipo de alergia. En las mascotas es especialmente delicado, pudiendo llegar a provocarles la muerte por asfixia, en caso de que sean ingeridas.

Información sobre la Procesionaria del Pino

La Procesionaria del Pino (Thaumetopoea pitycampa) es un lepidóptero defoliador perteneciente a la familia Thaumeto Poeidae se alimenta de todas las especies de pino (Pinus Nigra, P. sylvestris, P. pinaster, P. halepensis y P. pinea) además del cedro.

La procesionaria del pino es sin duda el defoliador más dañino presente en la península Ibérica.

En condiciones climáticas favorables, el alimento es el principal factor regulador poblacional de las colonias de procesionaria. Tras una defoliación severa el árbol tarda un tiempo en recuperarse, por lo que las siguientes generaciones tendrán menos alimento y por lo tanto verán mermadas sus poblaciones.

Los principales depredadores naturales de la procesionaria son algunos tipos de aves y pequeños mamíferos como el murciélago, que suelen habitar en zonas forestales. También parásitos como Ooencyrtus pityocam pae, Baryscapus servadei, Anastatus bifasciatus)

Unos de los principales síntomas que hace alertar sobre la presencia de procesionaria que aparece entre los meses de septiembre octubre, es la existencia de acículas amarillentas en la parte inferior de la copa de los pinos.

Llegado el invierno las colonias se refugian en bolsones que fabrican con la seda que producen, siendo más grandes y consistentes cuando las temperaturas son más bajas.

Su ciclo de desarrollo es temprano en zonas frías y más tardío en las cálidas, ralentizando su crecimiento las bajas temperaturas, lo que provoca que su desarrollo sea más largo aspecto muy a tener en cuenta en cualquier plan de control. El ciclo de la procesionaria del pino pasa por cuatro fases: adulto, huevo, oruga y crisálida.

En invierno se produce el desarrollo de las larvas de procesionaria, siendo el frio el condicionante principal, es por esta causa que la sucesión de los restantes estadios del insectos cambian temporalmente en relación con las condiciones de temperatura de cada región. Asi mientras en zonas frias las orugas se entierran a partir del mes de febrero y hasta mediados del mes de Abril, según el clima anual, en áreas mas calidas lo hacen entre mediados de Enero y mediados de Marzo. El desarrollo larvario finaliza según estas fechas. Por otro lado, el surgimiento de adultos en áreas mas calidas se produce entre finales de Julio y mediados de Octubre. El periodo de puestas se produce en torno a estas fechas, y la eclosión de 30 a 45 dias después de la aparición de los adultos.

La mariposa representa el estado adulto de la procesionaria, sale de debajo de la tierra en los meses más cálidos del año. Existe un amplio disformismo entre machos y hembras.

Es en este estado cuando no se alimenta, llegando a vivir entre 24 y 48 horas. Presenta actividad nocturna, la hembra produce sustancias atrayentes conocidas como feromonas sexuales, capaces de atraer a los machos con el objetivo de copular. Una vez fecundada la hembra se se desplaza a las coníferas para realizar la puesta de huevos. La hembra coloca la puesta de forma habitual en 2 acículas, repartiendo entre 50 y 350 huevos mientras se preocupa de taparlos con escamas que tiene en el abdomen.

La oruga de procesionaria del pino presenta un comportamiento gregario desde su nacimiento, en ocasiones cambian varias veces de lugar hasta crear un tupido bolsón con el que pasar el invierno, que normalmente colocan en los lugares altos donde es más fácil que lleguen los rayos de sol.

La orugas están dentro de los bolsones durante el dia, saliendo en horas nocturnas para conseguir alimento. El desarrollo de la procesionaria pasa por cinco estados larvarios. Su duración media en condiciones favorables es de 12 dias en L1, 14 dias en L2, 30 dias en L3, mientras que en L4 y L5 transcurren en 30 a 60 dias respectivamente.

La actividad media de las orugas se produce con temperaturas entre 0 y 25 ºc, aunque los umbrales de temperatura letal para ellas se encuentra por encima de 30 ºC y por debajo de los -7 ºC.

Cuando finaliza el desarrollo de las orugas, cuando el suelo alcanza una temperatura media de entre 10 y 20 ºC bajan de los arboles en procesión, y una vez encontrado un lugar soleado, se agropan para enterrarse bajo tierra a una profundidad de unos 20 cm, ahí forman una crisálida de seda y se transformas en nuevos adultos. En ese estado entran en diapausa, que pueden durar desde unos días hasta cuatro años.

Evitar pasear por pinares con fuertes niveles de procesionaria durante el periodo en el que las orugas están en estadio L5 ni mientras duren las procesiones de enterramiento, sobre todo en días de viento.

Enseñar a los niños que son las orugas de procesionaria, como se reconocen, e indicarles que son urticantes y que en ningún momento tienen que acercarse a ellas ni molestarlas.

Evitar en lo posible que nuestras mascotas se acerquen a los pinares y entren en contacto con las orugas..

Puede ocasionar abundante defoliación en pinares, cuando la población de oruga es muy alta.

Estos daños pueden producir una importante merma en el crecimiento del árbol, perjudicando especialmente a los ejemplares más jóvenes.

El aumento de poblaciones de oruga, puede provocar que el bosque sea menos transitable e impedir el aprovechamiento natural del pinar, especialmente durante la época final del desarrollo de la oruga.

A medida que la población de oruga crece, también aumente la presencia de parásitos y predadores asociados a estas.

 

Los niveles de infestación quedan definidos de la siguiente forma:

  • Nivel 0 de infestación: Ninguna oruga o algunas colonias muy diseminadas.
  • Nivel 1 de infestación: Algunas colonias en bordes de masa, claros y pies aislados.
  • Nivel 2 de infestación: Bastantes colonias en bordes de la masa, claros y algunas por el centro de la masa.
  • Nivel 3 de infestación: Defoliaciones parciales en bordes y pies aislados, y bastantes colonias por el centro.
  • Nivel 4 de infestación: Defoliaciones muy fuertes en bordes y pies aislados, y parciales en el resto de la masa.
  • Nivel 5 de infestación: Defoliaciones muy fuertes en toda la masa.

La inspección en los tratamientos frente a la Procesionaria del Pino debe de ser profunda y metódica del área afectada.  Sin este primer paso puede que gran parte de los tratamientos realizados fallen en parte o por completo.

El conocimiento y valoración del terreno y áreas afectadas tiene que ser exhaustiva, dado que de la identificación de factores favorables para su desarrollo y expansión dependerá el éxito de los tratamientos.

Hay que recordar que la procesionaria es un insecto que desarrolla casi toda su vida en los pinos, en distintos estadios y que se encuentra en muchas ocasiones en lugares con difícil acceso, lo que nos obliga a realizar una correcta inspección e identificación de medidas a tomar.

Debido a la complejidad de los tratamientos contra la Procesionaria del Pino, RapidControl recomienda que se realicen por personal cualificado y especializado en eliminar Procesionaria del Pino y que contengan la correspondiente capacitación para la aplicación de productos fitosanitarios, según requerimiento del RD 1311/2012, esto le garantizará un tratamiento profesional y ajustado a la legislación.